De nuevo en un lugar de la mancha...

sábado, 19 de diciembre de 2009

Los sondistas malos

En mi corta carrera profesional como Ingeniero Geólogo ya he podido conocer algunos sondistas y puedo asegurar que el primero que conocí, además de ser una gran persona, es un sondista extraordinario. Todos me lo dijeron y yo ya lo he constatado.

Para el que no sepa qué es un sondista, estos son personas que hacen sondeos, pero no de los de antes de las elecciones, sino sondeos geotécnicos. Perforaciones en la tierra para sacar datos del terreno mediante ensayos o por la simple observación del cilindro de terreno que se extrae, llamado testigo.

Últimamente me he encontrado con algunos de esa especie que he nombrado en el título de este post. En realidad creo que el título de sondistas les viene grande, son simples taladradores. No solo que puedan destrozar el testigo, es que...

...utilizan mucho agua, lo tienen todo embarradísimo, no cuidan que la perforación esté limpia, que no le caiga agua sucia con ripios, mantienen la máquina sucísima (con los problemas que esto trae de atascos en los mandos, en el martillo, atascos en las varillas,...), le dan demasiada presión a la sarta de perforación, fuerzan el terreno comprimiéndolo y obteniendo unas recuperaciones dudosas; no tienen esa sensibilidad especial que debe tener un sondista de oficio.

Esos sondistas casi pueden saber lo que están perforando a 75 metros de profundidad solo con el sonido de la máquina, el color del agua y la vibración de las varillas. Tienen esa especie de intuición, esa sensibilidad que les hace entender el terreno, saben perforarlo para poder sacar de él el máximo de información a la vez que cuidan su máquina para obtener el mayor rendimiento posible y que su vida útil sea larga.

La lástima es que por lo visto de estos hay o quedan muy pocos.

17 comentarios:

  1. Sin duda ninguna, estoy de acuerdo en gran parte de lo que dices respecto a la falta de profesionalidad de muchos sondistas de hoy día. Pero tengamos en cuenta que, actualmente en muchas empresas de sondeos, la formación del sondista es cosa de días. El lunes es peón y el viernes ya es oficial. Todos sabemos que el trabajo es duro y siempre se está fuera de casa, por eso algunos a la semana de iniciar la campaña se largan y hay que sustituirlos con lo que hay dentro. Si se larga el oficial, se le asciende al peón y problema resuelto.
    Ante esta falta de personas de oficio en el tema de sondeos es imprescindible la presencia en obra de un supervisor competente con experiencia y que sepa de Geotecnia para dirigir el sondeo de forma adecuada a lo que se desea obtener.

    El sondista tiene que ser prolijo, ordenado y meticuloso con el tratamiento de los testigos, muestras, medidas, longitud de maniobras...etc. Pero el concepto geológico-geotécnico que hay que tener para realizar bien un sondeo, no es cometido suyo, sino del supervisor. En la actualidad las ingenierías en general, por ahorrarse unos euros, han dejado de tener a pie de sondeo un técnico cualificado, como se hizo siempre, al menos las empresas competentes, si lo hacían.

    Hoy día se ven informes geotécnicos muy bien presentados con muchos colorines pero, los datos a partir de los que se han elaborado las conclusiones del informe, dejan mucho que desear. Los registros de los sondeos son poco más que los partes diarios de perforación del sondista, pero en la actualidad todo vale.

    En la mayoría de los sondeos que se realizan a diario, en cualquier campaña de campo, el técnico se persona en el punto a perforar, en el momento de situar la sonda y poco más. La ejecución del sondeo se deja a criterio y voluntad de los sondistas pues, aunque se fijen unas premisas desde la oficina, todos sabemos que la mayoría de las veces hay que estar presente para, cambiarlas y acomodarlas a las características que vaya presentando el terreno. El que suscribe estuvo treinta y cinco años supervisando campañas de campo, principalmente sondeos, a pie de máquina las diez doce horas de jornada diaria y al servicio de una empresa de primera línea, que lleva proyectando y dirigiendo obra civil desde 1968.

    La calidad de los datos geotécnicos obtenidos en las campañas de campo actuales, cada vez son más débiles por la falta de personal cualificado y con experiencia que dirija los trabajos. Otro inconveniente tremendo son las prisas. Mucho, bien y rápido, como quieren los que adjudican los proyectos, no hay quien lo haga.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, estoy completamente de acuerdo en todo lo que dices, soy consciente de que la formación es cosa de días en muchos casos y en que la única solución es tener a un técnico a pie de sondeo, ejerciendo casi de sondista en el sentido en el que yo me refería a sondista.

    Por supuesto que el cometido suyo no incluye el concepto geológico-geotécnico, pero en parte sí que deben tener cierta idea en esta materia creo yo, porque si su cometido es sacar una muestra de la mayor calidad posible con un procedimiento de perforación adecuado, la forma de perforar en cada momento va aparejada a cada tipo de suelo/roca, por lo que es necesario que tengan algo así como "oficio geológico" sin ser técnicos especialistas.

    Con el post que escribí, no pretendía quejarme, que quizá pueda dar esa impresión, simplemente llamar un poco la atención sobre que los sondistas buenos son muy pocos, se están casi extinguiendo y que el que tenga uno cerca debe valorarlo mucho.

    Por otro lado, está en nuestra mano (me pongo yo el primero) el conseguir que los no tan buenos (quizá sea más acertado esto, que no calificarlos como sondistas malos, que suena peor) alcancen el oficio y la calidad a la hora de perforar que necesitamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque no habeis trabajado conmigo. he sido ayudante durante siete años y llevo tres haciendo sondeos y no simplemente perforando. Por experiencia se de lo que hablais, he trabajado con muchas personas de la vieja escuela y apenas dan importancia al estudio geotecnico simplemente se preocupaban de llenar la caja de testigo. Por suerte no todos los sondistas hacemos lo mismo, no nos metais a todos en el mismo saco por favor. tengo 29 años y mucha experiencia en sondeos. Me ponen de ayudantes a tios de 40 años o mas y parece que al unico que le importa recuperar bien el testigo, hacer las muestras correctamente es a mi pero bueno es lo que hay. Me encanta mi trabajo y en mi empresa eramos en el area de sondeos seis tios y yo entre el ultimo siendo un niño de 20 años. Por distintas circustancias me quede solo y practicamente al frente. Me ha molestado un poco que generaliceis sobre los sondistas porque no todos son iguales y aun sigue habiendo alguno al que le importa su trabajo y lo hace con cariño y generalmente para hacer las cosas bien no se pueden producir tantos metros en un dia. mi produccion varia entre los 10 y 15 metros diarios y lo que digo siempre yo no hago agujeros hago sondeos faciles, dificiles y muy dificiles y en la mayoria de los casos con un 90-100% recuperacion.

      Eliminar
  3. Hola amigo. He tenido que mutilar un par de párrafos pues no me admitía tanto texto el comentario. Espero que aún así, resulte ilustrativo del tema.
    La geotecnia es una ciencia que se ha hecho la publicidad ella sola y, a base de obtener buenos resultados donde se había aplicado. Yo recuerdo que, hasta los años casi setenta, solamente se hacía geotecnia previa a las construcciones, para las grandes obras estatales: presas, autovías, vías de ferrocarril,…etc. Era raro el caso de tener solicitudes, por parte de particulares, para realizar algo de Geotecnia, es decir; simplemente hacer un pequeño informe por ejemplo, para la construcción de una casa particular, o de una nave.

    Concretamente el País Vasco ha sido de los primeros puntos de España donde se han dado cuenta de que, la geotecnia evitaba muchos problemas constructivos y economizaba bastante dinero. Los problemas geológicos, hidrológicos y climatológicos de la cornisa cantábrica, también fueron decisivos para que la geotecnia se impusiese en esta región como paso previo a toda construcción.

    Hoy día, afortunadamente, se exige hacer geotecnia hasta para apoyar el mástil de una farola de alumbrado público. Como todos los del gremio sabemos bien; de momento la principal herramienta de la que disponemos para conocer y valorar las características intrínsecas del terreno en profundidad, son los sondeos. De ahí la gran importancia de que haya sondistas profesionales bien formados y con cierto conocimiento geotécnico. Eso sabemos todos que es casi imposible pues, dada la competencia existente entre el gremio de la perforación y los bajos precios actuales, los empresarios de perforación no pueden soportar un período de formación para cada uno de los futuros sondistas. Hay precios actuales, de ciertas unidades de sondeo, que son similares, o inferiores, a los que tenían, esas mismas unidades, en 1970. Con esto creo que está todo dicho. La ganancia de las casas de perforación, si quieren subsistir, está en hacer muchos metros. La media de metros diarios que debe de hacer cada sonda por día, para cubrir gastos y salir a flote, está entre los 15 y los 20 metros como mínimo. Como comprenderás, en un sondeo complicado de terrenos aluviales blandos, con nivel freático alto, posibles sifonamientos, que implican ir con el revestimiento a pie de perforación y tener que hacer maniobras muy cortas, para poder recuperar algo, muestreo casi continuo,…etc. Todo este proceso hace casi imposible el poder llegar a la producción diaria deseada con un mínimo de calidad en los metros perforados.
    Para las casas de sondeos la solución está en perforar a toda prisa, con agua y maniobras muy largas para poder cumplir los objetivos aunque los resultados sean catastróficos como: poco testigo y mal obtenido, pocas muestras y de inalteradas, nada de nada, en fin, una chapuza. Pero salvo contadas excepciones esto es lo que hay, y de momento, no hay visos de que cambie a mejor. Las ingenierías tampoco hacen mucho para que esto mejore y mientras se gane dinero, y la Administración lo permita, todos contentos.
    Las empresas consultoras que ponen a técnicos para supervisar las campañas de campo, lo suelen hacer con titulados recién salidos de la facultad, sin experiencia alguna, que son más baratos y, que la mayoría de las veces, estos supervisores se limitan a registrar las cajas de testigos apiladas en un almacén, pero sin haber presenciado la perforación para poder interpretar los motivos de por qué el testigo presenta excesiva fracturación, poca recuperación…, etc.
    Seguiremos con el tema. Saludos de un ex geotécnico.

    ResponderEliminar
  4. Vaya,me gusta mucho esta conversación. Por otro lado,no nos conoceremos,¿no? Porque precisamente estoy trabajando para una empresa consultora, hace muy poco que terminé la carrera y estoy supervisando una campaña de campo. Eso si, presenciando la perforación de principio a fin a diario y viendo el agua que utilizan, la presión que ejercen con la máquina, etc.

    Reconozco mi inexperiencia, por lo que me gusta mucho leer lo que me escribe y estoy reconociendo en la realidad todo lo que pone en el comentario anterior.

    En el caso concreto de esta última campaña me he encontrado con gente que, según me dijeron antes de empezar, llegaban a hacer 36 metros de sondeo al día. Será por la competencia o por lo que sea, pero con esos 36 metros/máquina/día por fuerza no sacan un buen sondeo, creo yo.

    Es verdad que es casi imposible que existan esos sondistas con cierto conocimiento geotécnico por las razones que expone, esa era mi reflexión, que no existen o hay muy pocos, aunque yo no contemplaba las razones por las que no existen.

    Usted mismo lo dice: una chapuza. Es lo que sale, por eso creo que lo único que se puede hacer es, de parte de los técnicos, intentar mejorar esto, pero ¿cómo? si las razones que imperan son las económicas, a ver como llega un chaval de 25 años, por muy ingeniero geólogo que sea y le dice a un tío que perfore de tal manera, que vaya más lento, que no eche agua y que haga una inalterada y un spt cada 2 metros. Lo más probable es que no le hagan caso y eso en el mejor de los casos.

    ¿Cree que hay alguna forma de cambiarlo? yo creo que sí, de parte de los que piden los sondeos, pidiendo calidad, aunque cueste un poco más. Por otro lado, quizá tenga que haber un cierto reajuste en el sector.

    Una pregunta, ¿tiene blog? ¿es el de Geodiendo?

    ResponderEliminar
  5. Interesante entrada, muy interesante, coincido al 100% con lo que estáis comentando. Yo no tengo tanta experiencia, pero todavía cogí los últimos años "buenos", esos en los que la geotecnia se hacía porque era necesario conocer el terreno, y no por obligación, para rellenar un anejo o un informe geotécnico con un montón de números.

    Muchas veces se idealiza el pasado, y tampoco es eso, los sondistas de aquella época no eran perfectos, pero por lo menos sabían que necesitábamos muestras en buenas condiciones para poder hacer ensayos, y que si no, debían repetir el sondeo, sabían que lo importante eran las muestras y no el sondeo.

    Es cierto, ahora los sondistas meten agua siempre, sea cual sea el suelo, son incapaces de mantener estable la perforación y valoran su trabajo en función de los metros diarios que pueden hacer, sacando muestras que son cualquier cosa menos "representativas del terreno" pero, ¿pasa algo si lo hacen así...?

    Pues eso es lo malo, que no pasa nada, absolutamente nada, porque han bajado tanto los precios que para ser competitivos ya ni siquiera se hacen ensayos, hemos pasado de hacer triaxiales a calcularlo todo con los golpeos del SPT, eso si, con muchos colores y elementos finitos.

    ¿Que la obra sale muy cara así?

    Todo el mundo tranquilo, que no pasa nada, sacamos un proyecto modificado, ponemos pilotes y ganamos el triple, triste pero cierto.

    En mi opinión, la única solución posible es frenar el cachondeo de los proyectos reformados y modificados, o se frena esa sangría o se obliga a las consultoras de ingeniería a pagarlos de su bolsillo si son errores de proyecto, no veo otra solución para acabar con esta chapuza... salvo que ocurra una desgracia, tipo la de El Carmel, pero con víctimas, aunque eso es lo último que cabe esperar, por supuesto.

    Ya veo que la entrevista de trabajo que hiciste te salió bien.


    geodiendo


    PD: Si un sondista presume de hacer 36 metros diarios que se lo haga mirar, eso tiene que ser un problema sexual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pufff 36 metros ya no es nada. Se hacen bastantes más a costa claro está de trabajar mal. Trabajar mal llamo a llevar una presión excesiva con tal de presumir de producción y olvidar los lodos, la limpieza del sondeo y por supuesto dejar todo en condiciones pésimas al compañero que te releva.
      El principal problema es el compañerismo que hay muy poco y además hay empresas que lo consienten y por eso se llega a trabajar como se trabaja basando todo en la producción y olvidando todo lo demás que es importante.

      Eliminar
  6. ok, ya sé de quién es el blog geodiendo.

    Por desgracia la entrevista no fue todo lo bien que debería haber ido, ya que no me llamaron. Este ha sido otro trabajo, pero muy temporal.

    Es una pena, pero no vale con lamentarse, la cuestión es, ¿como le transmito yo a un sondista todo esto?

    ResponderEliminar
  7. Después de un pequeño paréntesis navideño he visto que el tema geotécnico resulta interesante y parece que todos estamos muy de acuerdo en los comentarios que hacemos. Ya veo que vosotros sois titulados jóvenes y que lleváis relativamente poco tiempo en la profesión.

    Yo terminé los estudios en 1970 y tras dos años de realizar campañas de Geoquímica de arrastre en una empresa de investigación minera para el IGME, me pasé a una empresa de ingeniería al departamento de Geotecnia y en ella permanecí los treinta y cinco años que tuve de actividad laboral.

    Para que veáis la diferencia que existía, entre aquellos años y ahora, os voy a relatar la forma de actuar que tenían las empresas de ingeniería de cierto renombre y prestigio, en cuanto al proceder de formación, a cargo de la empresa, de los nuevos miembros que entraban a formar parte de su plantilla.

    En general, el sistema era igual para todos, pero yo os voy a contar como fue mi caso. Recién entrado en la empresa, estuve del orden de seis meses al lado de otro titulado con experiencia, bien ingeniero de caminos, o bien geólogo, y mi labor era solamente de oyente, es decir, sin hacer nada por mi cuenta, solamente colaborando y aprendiendo, día a día en el campo y en la oficina, hasta adquirir conocimientos suficientes como para poder identificar visualmente los diferentes tipos de suelos y de rocas. Así como, poder diferenciar un suelo de una roca, cuando ésta es de aspecto similar a un cuaternario bien consolidado, como puede ocurrir en la mayoría de las formaciones sedimentarias meteorizadas terciarias.

    Después de este tiempo de aprendizaje en el campo, viendo continuamente sondeos y calicatas y haciendo prácticas de laboratorio con las muestras, comenzábamos a registrar sondeos; tanto en suelos, como en roca. Aparte del criterio geotécnico adquirido, también se había uno documentado en el conocimiento de todos los entresijos y trucos de los sondeos para que, los sondistas listillos, dado el caso, no pudieran meterle a uno gato por liebre.

    La verdad es que, ese periodo de aprendizaje, sin rendimiento aparente por parte del nuevo técnico, la empresa lo amortizaba simplemente, con el primer trabajo que hiciese el recién formado. El sistema era estupendo y los resultados han sido magníficos. Se han dado casos de grandes problemas en obra debidos a: grandes deslizamientos del terreno, errores de cimentaciones, asientos desmedidos en terraplenes…, etc. Y, gracias a los certeros datos obtenidos en el campo, se pudieron diseñar las labores adecuadas para subsanar los daños ocasionados de la forma más eficiente y económica. .

    Las empresas que utilizaron estos métodos de formación con su gente, rápidamente llegaron a adquirir prestigio ante la Administración del Estado por los resultados obtenidos en los diferentes proyectos realizados.

    Entre los años setenta y nueve y ochenta y uno, hubo un bajón grande de obra pública, con lo cual, parte de las ingenierías tuvieron que reducir bastante sus plantillas. Algunos de los técnicos que les tocó irse formaron nuevas empresas llegando a ser de la misma solvencia y crédito que las de su procedencia, gracias a seguir utilizando los mismos métodos de formación para su personal.
    Según fue aumentando la oferta de obra, con el desarrollo del país, las ingenierías se fueron relajando en la formación y método de trabajo de campo hasta llegar a como es actualmente, que da verdadera pena. Cuando se contrata a un técnico se le da un a charla de media hora en la oficina de turno, y ya está preparado para afrontar la campaña. Acto seguido al campo y mediante el teléfono móvil, desde el despacho, se le va dirigiendo sobre las dudas que vaya teniendo.

    Si a esta falta de formación de campo del supervisor, añadimos la falta de profesionalidad de los sondistas, el resultado puede ser catastrófico, como sucede en muchas obras.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que solo puedo decir una cosa: qué envidia, que recién salido de la universidad o aún en los primeros años entres a una empresa así, en la que "no hay" prisa por que aprendas y se valora el trabajo bien hecho, de calidad y la geotecnia en condiciones.

    A mí me han dejado solo frente a gente que mete la limpieza del spt como testigo sin haber hecho testificaciones de sondeo yo solo antes. Había hecho las de la facultad y unas diez o así acompañando a un geologo durante las prácticas en empresa hace dos veranos.

    ResponderEliminar
  9. Javi, mi nombre ha estado muy visible en el blog desde el principio, decidí que no tenía nada que ocultar y lo puse bien arriba. Justamente encontré tu antiguo blog (que no era tan malo), al seguir el enlace que habías puesto.

    Lamento lo de la entrevista, pensaba que el trabajo que mencionabas era ese, la verdad es que está todo muy mal, mucho, yo mismo me estoy planteando buscar otra cosa y dejar la geotecnia para el blog, como un hobby, ganas no me faltan, te lo aseguro, no hay semana que no despidan a algún amigo o me entere de alguna chapuza porque no se ha hecho geotecnia.

    Yo empecé a trabajar "de ingeniero" en el 97, sin haber acabado la carrera, y por aquel entonces la gente culpaba del desastre en los trabajos al "efecto 92" y sus fastos expo-olímpicos, por lo que cuenta nuestro amigo anónimo veo que ya venía de antes.

    De todos modos, lamento comunicarte que no puedes transmitirle nada a un sondista, porque el hacer bien un sondeo es algo que a él le entra por una oreja y le sale por otra. Y si cobra por metros ya ni te cuento, no tienes nada que hacer, lo único que podría funcionar es que, desde arriba, dijeran que el sondeo no vale y le obligaran a volver a hacerlo (por supuesto, sin cobrarlo), pero eso ya no se hace, ya nadie se responsabiliza de un trabajo, ni bien ni mal hecho, aquí nadie se hace responsable de nada... y no te cuento más cosas por no desmoralizarte.

    ResponderEliminar
  10. no había visto tu nombre, quizá porque solo leía los posts, tanto nuevos como antiguos. Me gusta mucho tu blog. Yo en este no estoy tan dedicado a la geotecnia, ya has visto, excepto algún post.

    Visto el éxito comentaré más cosas, que me gusta mucho vuestra opinión.

    No te preocupes por lo de la "desmoralización", ya sé que es muy difícil o imposible. Yo también (y acabo de empezar) me estoy planteando si este camino es el correcto, quizá si pudiese me dedicaría a otras cosas, no sé. Por ahora aguantaré a ver

    ResponderEliminar
  11. Pues si caballeros...
    En primer lugar, lo de 35 metros día en geotecnia y con inalterada y spt NO,
    Y sino cronometráis el tiempo de realización de muestras y el tiempo que tardan en realizar una maniobra, y podréis sacar los metros por día.
    Lo de perforar en seco se lleva haciendo muchos años, sobre todo en gravas y bolos,

    Los sondistas de antaño trabajábamos con maquinas que pesaban 2000K, y las que se tiene ahora pesan toneladas pero muchas y solo cargando el peso de la maquina se perfora, con 2000K teníamos que mimar el terreno para poder penetrar y si encontrábamos gravas o bolos las pasábamos muy mal, y ala hora de entubar con tramos de 0,50 cm. Eso si disponías de ella, sino llave de cadena y machina a girar con los brazos.

    Me despido de ustedes muy grata mente, me han echo recordar tiempo pasados

    ResponderEliminar
  12. Me gusta que nos hayas dejado tu opinión como sondista.

    Ya decía yo que lo de 35 metros al día no podía encajar de ninguna manera...

    Al final en esta obra se torció mucho, muchísimo la cosa por el tema de la nieve aquí en el centro y eso.

    En el tema de sondeos... pues porque estaba yo dando el tostón, que si no... yo creo que hubieran hecho los 35 metros/día y no los 18 - 20 máximo que sacaron. Pero ya digo, encima de ellos como de los niños para que hagan los deberes.

    ResponderEliminar
  13. Compañero, me apena decirlo, pero como no estéis encima de los del sondista de turno os pueden colocar una gorda, no todos, pero si muchos, yo e visto partir un testigo por la mitad de 0,60 cm. y alargarlos a 1,20m, preocuparos de cuando esta haciendo el sondeo si son suelos por “norma en seco” suele sobrar mucho testigo, si no veis un montón al lado de la maquina, malo esta en la caja, por lo tanto el sondeo no esta en cota, y nada de dejar la muestra estando en cota para mañana, si esta en cota la muestra
    Debe de realizarse al momento, y si lo tiene entubado todo y tiene que realizar una muestra y tiene el sondeo con nivel freático tendrá que suspender el revestimiento 0,50cm.
    Bueno compañero, ya iremos de desentrañando está maraña, que es el mundo de la geotecnia.

    Un saludo. Un sondista.

    ResponderEliminar
  14. jose vicente san vicente, eres un cansinooooo

    ResponderEliminar
  15. por favor, respeto, no he quitado ese último comentario anónimo porque no sé, pero lo quitaría

    ResponderEliminar

Envíame tu comentario, saldrá publicado en breve.